Inmunidad del Rebaño o Colectiva

Los no vacunados no representan riesgo a los vacunados

Los no Vacunados, No Ponen en Riesgo a los Vacunados

Tetyana Obukhanych, PhD. en inmunólogía de Harvard

Consultora de laboratorios afiliados a Harvard Medical School y a Stanford University School of Medicine.

A menudo se afirma que aquellos que optan por no vacunar a sus hijos por razones de conciencia ponen en peligro el resto del público, y esta es la razón de ser de la mayor parte de la legislación para poner fin a las exenciones de vacunas. Se debe tener en cuenta que la naturaleza de la protección otorgada por muchas vacunas modernas - que incluye la mayoría de las vacunas recomendadas por el CDC para los niños - no es consistente con tal declaración.

La lista de vacunas a continuación no pueden prevenir la transmisión de la enfermedad, ya sea porque no están diseñadas para prevenir la transmisión de la infección (más bien, que están destinadas a prevenir los síntomas de la enfermedad), o porque son para las enfermedades no transmisibles. Las personas que no han recibido las vacunas no representan una amenaza para el público en general que los que la han recibido, lo que implica que la discriminación contra los niños no inmunizados en una escuela no está justificada.


aluminio

Enfermedades y Contagio

Polio

IPV (vacuna de poliovirus inactivado) no puede prevenir la transmisión del virus de la polio. El poliovirus salvaje ha sido inexistente en los EE.UU. durante al menos dos décadas. Incluso si el poliovirus salvaje es re-importado por viajeros, la vacunación contra la poliomielitis con IPV no puede afectar la seguridad de los espacios públicos. Tenga en cuenta que la erradicación del poliovirus salvaje se atribuye al uso de una vacuna diferente, la vacuna, OPV o polio oral. A pesar de ser capaz de prevenir la transmisión del poliovirus salvaje, el uso de la OPV fue eliminado hace mucho tiempo en los EE.UU. y se reemplazó con el IPV debido a preocupaciones de seguridad.

Tétano

El tétano no es una enfermedad contagiosa, sino más bien adquirida de heridas profundas-punzantes contaminados con esporas de C. tetani. La vacunación contra el tétano (a través de la vacuna combinada DTaP) no puede alterar la seguridad de los espacios públicos; solo da protección personal.

Difteria

Si bien la intención de prevenir los efectos causantes de enfermedades de la toxina de la difteria, la vacuna contra la difteria toxoide (también contenida en la vacuna DTaP) no está diseñada para evitar la colonización y la transmisión de C. diphtheriae. La vacunación contra la difteria no puede alterar la seguridad de los espacios públicos; es útil sólo para protección personal.

Tos Ferina - Pertusis

La vacuna para la tos ferina acelular (aP) (el elemento final de la vacuna combinada DTaP), ahora en uso en los EE.UU., sustituye la vacuna de pertussis de células enteras, a partir de finales de 1990 y fue hubo un resurgimiento sin precedentes de la tos ferina. Un experimento con la infección por tos ferina en primates reveló que la vacuna aP no es capaz de prevenir la colonización y la transmisión de B. pertussis. La FDA ha emitido una advertencia con respecto a este hallazgo crucial. [1]

En la reunión del Consejo de Asesores Científicos del CDC, del 2013, revela datos adicionales alarmantes, sobre las variantes pertussis (cepas PRN-negativas) que circulan actualmente en los EE.UU. que adquirió una ventaja selectiva para infectar a los que están hasta a la fecha con sus refuerzos DTaP, lo que significa que las personas que están al dia, son más propensos a ser infectados, y por lo tanto contagiar, cosa que las personas que no están vacunadas no hacen.

para un niño de 15 kilos, 68 microgramos de aluminio,

Influenza - Gripe

Entre los numerosos tipos de H. influenza, la vacuna Hib cubre solo tipo b. A pesar de su única intención de reducir Hib sintomática y asintomática (disminuir la enfermedad), la introducción de la vacuna Hib inadvertidamente ha desplazado el dominio de la cepa hacia otros tipos de H. influenza (tipos a a f) . Estos tipos han estado causando la enfermedad invasiva de alta severidad y la incidencia cada vez mayor en los adultos, en la era de la vacunación contra Hib de los niños. La población en general es más vulnerable a la enfermedad invasiva ahora de lo que era antes del inicio de la campaña de vacunación contra Hib. Discriminar a los niños que no están vacunados por Hib no tiene ningún sentido científico en la era de la no-enfermedad de tipo b de H. influenza.

Hepatitis B

La hepatitis B es un virus de transmisión sanguínea. No se propaga en un entorno comunitario, especialmente entre los niños que tienen pocas probabilidades de involucrarse en comportamientos de alto riesgo, como el uso compartido de agujas o sexo. La vacunación de los niños contra la hepatitis B no pueden alterar la seguridad de los espacios públicos. Además, la admisión de la escuela no está prohibida para los niños que son portadores de hepatitis B crónica. Para prohibir la admisión escolar para aquellos que simplemente no están vacunados - y ni siquiera llevar la hepatitis B - constituiría una discriminación irrazonable e ilógica.

En resumen, una persona que no está vacunado con IPV, DTaP, Hep B y Hib debido a razones de conciencia no representa ningún peligro adicional para el público que una persona que esta vacunada. No se justifica su discriminación.

Eventos Adversos

placebo-aluminio

Frecuencia se producen graves efectos adversos de vacunas

A menudo se afirma que la vacunación rara vez conduce a los eventos adversos graves. Por desgracia, esta afirmación no está respaldada por la ciencia. Un estudio reciente realizado en Ontario, Canadá, estableció que la vacunación en realidad conduce a una visita a la sala de emergencia de 1 de cada 168 niños, 12 meses después de su vacunación y de 1 de cada 730 niños, 18 meses después de su vacunación .

Cuando el riesgo de un eventos adversos que requiere ir a sala de emergencias después de las vacunación de niños sanos, ha demostrado ser tan alto, la vacunación debe seguir siendo una opción para los padres, que pueden comprensiblemente no estar dispuestos a asumir este riesgo inmediato, con el fin de proteger a sus hijos de enfermedades que son generalmente consideradas leves o que sus hijos nunca estarían expuestos a esta .

Discriminar las familias que se oponen a las vacunas por razones de conciencia no va a prevenir futuros brotes de enfermedades transmisibles de enfermedades virales, como el sarampión u otras.

Científicos que han investigado el sarampión durante mucho tiempo son conscientes y cito el artículo de (1994) Poland y Jacobson “Sarampión, la paradoja”, “El fracaso para alcanzar la meta de la eliminación del sarampión”:

“La aparente paradoja es que cuando las tasas de inmunización contra el sarampión se elevan a niveles elevados en una población, el sarampión se convierte en una enfermedad de las personas inmunizadas.” [2]

Poland y Jacobson “Sarampión, la paradoja” «Failure to Reach the Goal of Measles Elimination: Apparent Paradox of Measles Infections in Immunized Persons.” Arch Intern Med 154:1815-1820»

Cuando el riesgo de un evento adverso que requiere una sala de emergencias después de las vacunación del niño sano, ha demostrado ser tan alto, la vacunación debe seguir siendo una opción para los padres, que pueden comprensiblemente no estar dispuestos a asumir este riesgo inmediato, con el fin de proteger a sus hijos de enfermedades que son generalmente consideradas leves o que sus hijos nunca estarían expuestos a esta . Discriminar las familias que se oponen a las vacunas por razones de conciencia no va a prevenir futuros brotes de enfermedades transmisibles de enfermedades virales, como el sarampión u otras.

La investigación adicional determinó que la causa de la “paradoja del sarampión” es porque hay una fracción de la población con baja respuesta a la vacuna. Baja respuesta son aquellos que no desarrollan anticuerpos duraderos con la primera dosis de la vacuna contra el sarampión. Estos individuos a continuación, logran una respuesta inmune débil y aún menor con su posterior re-vacunación y vuelven rápidamente al grupo de “susceptibles '' dentro de 2-5 años, a pesar de ser totalmente vacunado. [3]

La re-vacunación no puede corregir la baja capacidad de respuesta: parece ser un rasgo inmuno-genético. [4] La proporción de respuestas bajas entre los niños se estimó en 4,7% en los EE.UU.. [5]

Los estudios de brotes de sarampión en Quebec, Canadá, y China demuestran que los brotes de sarampión siguen sucediendo, aun cuando la vacunación es en el rango más alto (95-97% o incluso el 99%). Esto es porque incluso hay quienes responden bien a la vacuna, pero los anticuerpos inducidos por la vacuna disminuyen con el tiempo. La inmunidad de la vacuna no es igual a la inmunidad adquirida después de la exposición natural que es de por vida.

Se ha documentado que las personas vacunadas que desarrollan el sarampión pueden contagiar. De hecho, dos de los principales brotes de sarampión en 2011 (en Quebec, Canadá, y en Nueva York, Nueva York) fueron re-importados por individuos vacunados previamente. [6] [7]

Considerando estos datos se hace evidente que la eliminación de las exenciones de vacunas, no va a resolver el problema de la reaparición de la enfermedad, ni impedir la reimportación y los brotes de enfermedades previamente eliminados.

    Vaccine Ilusion Tetyana Obukhanych, PhD.

  • Consultora de laboratorios afiliados a Harvard Medical School y a Stanford University School of Medicine.

Soluciones Reales

La mayoría de los casos de sarampión en los últimos brotes de Estados Unidos (incluyendo el reciente brote Disneylandia) son adultos y bebés muy pequeños, mientras que en la era anterior a la vacunación, el sarampión se produjo principalmente entre las edades de 1 y 15. La exposición natural al sarampión fue seguido de inmunidad de por vida a la reinfección, mientras que la inmunidad de la vacuna disminuye con el tiempo, dejando a los adultos no protegidos por sus vacunas infantiles. El sarampión es más peligroso para los niños y para los adultos que para los niños en edad escolar.

La mayoría de los casos de sarampión en los últimos brotes de Estados Unidos (incluyendo el reciente brote Disneylandia) son adultos y bebés muy pequeños, mientras que en la era anterior a la vacunación, el sarampión se produjo principalmente entre las edades de 1 y 15. La exposición natural al sarampión fue seguido de inmunidad de por vida a la reinfección, mientras que la inmunidad de la vacuna disminuye con el tiempo, dejando a los adultos no protegidos por sus vacunas infantiles. El sarampión es más peligroso en los niños y en adultos, que para los niños en edad escolar.

A pesar de altas posibilidades de exposición en la era pre-vacuna, el sarampión prácticamente nunca sucedía en los bebés menores de un año de edad debido al mecanismo de transferencia de la inmunidad materna. La vulnerabilidad de los bebés muy pequeños al sarampión hoy es el resultado directo de la prolongada campaña de vacunación masiva del pasado, durante el cual sus madres, vacunadas en su infancia, no tuvieron sarampión natural a una edad escolar y asi poder haber obtenido inmunidad de por vida, que también sería transferida a sus bebés que los protege del sarampión durante el primer año de vida, a través de la placenta y luego con la leche materna.

contagio vacunas

Síntesis

1) debido a las propiedades de las vacunas modernas, los individuos no vacunados no representan un mayor riesgo de transmisión de la poliomielitis, la difteria, la tos ferina, y numerosas cepas de non-type b H. influenzae que los individuos vacunados. Los individuos no vacunados plantean prácticamente no hay peligro de transmisión de la hepatitis B en un entorno escolar, y el tétano no se transmite en absoluto;

2) existe un riesgo significativamente elevado de visitas a la sala de emergencia después de las citas de vacunación infantil, que conste que la vacunación no está libre de riesgos;

3) los brotes de sarampión no pueden ser totalmente evitados incluso si tuviéramos el nivel de vacunación casi perfecto; y

4) un método eficaz para la prevención del sarampión y otras enfermedades virales en los lactantes con vacunas no elegibles y los inmunocomprometidos, inmunoglobulina, está disponible para aquellos que pueden estar expuestos a estas enfermedades.

Tomandos en conjunto, estos cuatro hechos dejan claro que la discriminación en una escuela pública en contra de los niños que no están vacunados por razones de conciencia es completamente injustificada y estos no representan ningún riesgo para la salud pública.

L. Palevsky

En 2011, hubo un estudio publicado, donde investigaron más de 91.000 niños que demostró que el 54% de estos niños tenían al menos 1 de 20 enfermedades crónicas.

  • 1 de cada 6 niños contraen discapacidades de desarrollo neurológico
  • 1 de cada 50 con autismo
  • 1 de cada 10 con ADHD
  • 1 de cada 20, con menos cinco años con convulsiones, hasta que se demuestre lo contrario.

Appendix

Item #1. The Cuba IPV Study collaborative group. (2007) Randomized controlled trial of inactivated poliovirus vaccine in Cuba. N Engl J Med 356:1536-44

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17429085

The table below from the Cuban IPV study documents that 91% of children receiving no IPV (control group B) were colonized with live attenuated poliovirus upon deliberate experimental inoculation.  Children who were vaccinated with IPV (groups A and C) were similarly colonized at the rate of 94-97%.  High counts of live virus were recovered from the stool of children in all groups.  These results make it clear that IPV cannot be relied upon for the control of polioviruses.

polio chart

Item #2. Warfel et al. (2014) Acellular pertussis vaccines protect against disease but fail to prevent infection and transmission in a nonhuman primate model.Proc Natl Acad Sci USA 111:787-92

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24277828

“Baboons vaccinated with aP were protected from severe pertussis-associated symptoms but not from colonization, did not clear the infection faster than naïve [unvaccinated] animals, and readily transmitted B. pertussis to unvaccinated contacts. By comparison, previously infected [naturally-immune] animals were not colonized upon secondary infection.”

Item #3. Meeting of the Board of Scientific Counselors, Office of Infectious Diseases, Centers for Disease Control and Prevention, Tom Harkins Global Communication Center, Atlanta, Georgia, December 11-12, 2013

http://www.cdc.gov/maso/facm/pdfs/BSCOID/2013121112_BSCOID_Minutes.pdf

Resurgence of Pertussis (p.6)

“Findings indicated that 85% of the isolates [from six Enhanced Pertussis Surveillance Sites and from epidemics in Washington and Vermont in 2012] were PRN-deficient and vaccinated patients had significantly higher odds than unvaccinated patients of being infected with PRN-deficient strains.  Moreover, when patients with up-to-date DTaP vaccinations were compared to unvaccinated patients, the odds of being infected with PRN-deficient strains increased, suggesting that PRN-bacteria may have a selective advantage in infecting DTaP-vaccinated persons.”

Item #4. Rubach et al. (2011) Increasing incidence of invasive Haemophilus influenzae disease in adults, Utah, USA. Emerg Infect Dis 17:1645-50

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21888789

The chart below from Rubach et al. shows the number of invasive cases of H. influenzae(all types) in Utah in the decade of childhood vaccination for Hib.

Hib chart

Item #5. Wilson et al. (2011) Adverse events following 12 and 18 month vaccinations: a population-based, self-controlled case series analysis. PLoS One 6:e27897

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22174753

“Four to 12 days post 12 month vaccination, children had a 1.33 (1.29-1.38) increased relative incidence of the combined endpoint compared to the control period, or at least one event during the risk interval for every 168 children vaccinated.  Ten to 12 days post 18 month vaccination, the relative incidence was 1.25 (95%, 1.17-1.33) which represented at least one excess event for every 730 children vaccinated.  The primary reason for increased events was statistically significant elevations in emergency room visits following all vaccinations.”

Item #6. De Serres et al. (2013) Largest measles epidemic in North America in a decade–Quebec, Canada, 2011: contribution of susceptibility, serendipity, and superspreading events. J Infect Dis 207:990-98

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23264672

“The largest measles epidemic in North America in the last decade occurred in 2011 in Quebec, Canada.”

“A super-spreading event triggered by 1 importation resulted in sustained transmission and 678 cases.”

“The index case patient was a 30-39-year old adult, after returning to Canada from the Caribbean.  The index case patient received measles vaccine in childhood.”

“Provincial [Quebec] vaccine coverage surveys conducted in 2006, 2008, and 2010 consistently showed that by 24 months of age, approximately 96% of children had received 1 dose and approximately 85% had received 2 doses of measles vaccine, increasing to 97% and 90%, respectively, by 28 months of age.  With additional first and second doses administered between 28 and 59 months of age, population measles vaccine coverage is even higher by school entry.”

“Among adolescents, 22% [of measles cases] had received 2 vaccine doses.  Outbreak investigation showed this proportion to have been an underestimate; active case finding identified 130% more cases among 2-dose recipients.”

Item #7. Wang et al. (2014) Difficulties in eliminating measles and controlling rubella and mumps: a cross-sectional study of a first measles and rubella vaccination and a second measles, mumps, and rubella vaccination. PLoS One9:e89361

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24586717

“The reported coverage of the measles-mumps-rubella (MMR) vaccine is greater than 99.0% in Zhejiang province.  However, the incidence of measles, mumps, and rubella remains high.”

Item #8. Immunoglobulin Handbook, Health Protection Agency

http://webarchive.nationalarchives.gov.uk/20140714084352/http://www.hpa.org.uk/webc/HPAwebFile/HPAweb_C/1242198450982

HUMAN NORMAL IMMUNOGLOBULIN (HNIG):

Indications

  1. To prevent or attenuate an attack in immuno-compromised contacts
  2. To prevent or attenuate an attack in pregnant women
  3. To prevent or attenuate an attack in infants under the age of 9 months

[1] http://www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/PressAnnouncements/ucm376937.htm

[2] http://archinte.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=619215

[3] Poland (1998) Am J Hum Genet 62:215-220

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9463343

“ ‘poor responders,’ who were re-immunized and developed poor or low-level antibody responses only to lose detectable antibody and develop measles on exposure 2–5 years later.”

[4] ibid

“Our ongoing studies suggest that seronegativity after vaccination [for measles] clusters among related family members, that genetic polymorphisms within the HLA [genes] significantly influence antibody levels.”

[5] LeBaron et al. (2007) Arch Pediatr Adolesc Med 161:294-301

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17339511

“Titers fell significantly over time [after second MMR] for the study population overall and, by the final collection, 4.7% of children were potentially susceptible.”

[6] De Serres et al. (2013) J Infect Dis 207:990-998

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23264672

“The index case patient received measles vaccine in childhood.”

[7] Rosen et al. (2014) Clin Infect Dis 58:1205-1210

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24585562

“The index patient had 2 doses of measles-containing vaccine.”